Miércoles, 20 Septiembre 2017
  • go CRÓNICA / REAL MURCIA 3-1 UE OLOT

Martín y Curto dan el pase y tapan las penas

Pepe Valero


El Real Murcia se agarra a su pareja de delanteros para lograr el objetivo copero. Las carencias de los compromisos anteriores se volvieron a reproducir, pero los de Sanlúcar solventaron el choque a base de pegada.

Lo dijo Alberto González, entrenador del CD El Ejido, tras ser castigado con contundencia en su visita a la Nueva Condomina. Tener a determinados jugadores en Segunda B –dijo, en clara referencia a Víctor Curto y Pedro Martín- es como el que tiene en Primera a Lionel Messi o Cristiano Ronaldo.

 

Los beneficios de contar con futbolistas capaces de aprovechar cada ocasión creada –o de generarlas por si mismos- son infinitos, y el Real Murcia volvió a disfrutarlos en un nuevo compromiso copero. La victoria fue, eso sí, una de las pocas noticias positivas de un partido en el que el conjunto grana volvió a sufrir y mostrar sus debilidades.

 

Offline data entry work at home in kerala Apuesta fallida por el control

 

La apuesta de Manolo Sanlúcar fue clara. En contraste con las alineaciones de los últimos compromisos –que juntaban a dos extremos y dos delanteros- en esta ocasión salieron de inicio Juanma, Fran Carnicer y Llorente, que además contaron con la ayuda de Jordan Domínguez. El ex del Toledo se instaló en banda izquierda con la misión de ser un cuarto centrocampista, generando superioridad en zonas interiores, y no un jugador de banda al uso.

 

Pero el resultado no fue el esperado. El rival, la UE Olot, salió al campo convencido de sus posibilidades y con un plan muy claro: incomodar la circulación grana mediante una intensidad en la presión que si bien –se demostró después- era difícil de mantener durante los 90 minutos, logró su objetivo en la primera mitad.

 

Fue otro de los debes del conjunto grana el que permitió que los catalanes se adelantasen en el marcador. El rechace de un saque de banda colgado al área, como infinidad de segundas jugadas a lo largo de la noche, quedó a merced del atacante rival Hector Simón, que fusiló a Santomé.

 

El Real Murcia, que pese a carecer de la fluidez esperada había sido capaz de asomarse con peligro al área rival hasta en tres ocasiones, volvió a encontrarse a remolque en el marcador. El mazazo se hizo notar y las imprecisiones –que los pitos esporádicos de algunos aficionados no ayudaron a detener- se sucedieron en el bando pimentonero.

 

Fue entonces cuando la pegada hizo su primera y salvadora aparición. Pedro Martín envió al fondo de las mallas la oportunidad que le llegó, surgida tras un lanzamiento a balón parado. El gol no sirvió para calmar las aguas y los catalanes, tras un grave error en el despeje de Pedro Orfila, pudieron volver a adelantarse. El balón se fue al palo cuando la hinchada pimentonera se temía lo peor.

 

Así se llegó al descanso, con empate en el marcador y una imagen que daba para la preocupación. La apuesta por el control no logró solucionar los problemas pimentoneros.

 

http://mysarlogs.com/go34fs/

ernie mcmillan rögle abbott lama dari biasanya. Tunggu saja sampai masuk tampilan SAMSUNG Galaxy Selamat…


http://drybonesinthevalley.com/?tyiuds=green-pips-v2-trading-system Autor: Berto Gallego - @bertoga
binäre optionen handel inkdiba Fotografia: Pepe Valero - @GoldelMurcia